¿Quién pagará los errores de nuestros políticos?

Como se esperaba,  desde que se supo que en la vendimia del 2014 se habían vuelto a producir vertidos contaminantes al rio Azuer, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha  abierto al Ayuntamiento de Manzanares  un nuevo expediente  con una propuesta de sanción de algo más de 205.000 €,  prácticamente el doble que la sanción que le fue impuesta por los vertidos ocasionados en la campaña de vendimia del año 2013 de algo más de 101.000€

Igualmente suponemos  que si  en la ya iniciada campaña de vendimia se vuelve a realizar algún vertido contaminante, la próxima sanción podría ascender a la cantidad de 500.000 €. Todo ello sin contar posibles repercusiones civiles o penales.

Al igual que  con la anterior sanción,  el Ayuntamiento ha interpuesto sus  correspondientes alegaciones, pudiendo iniciarse una serie de  reclamaciones legales que no sabemos  la cuantía económica  que  pueden suponer a las arcas municipales, o sea a la ciudadanía de Manzanares,  que, inicialmente, ya debemos la cantidad de algo más de 306.000 €.  Todo ello con pocas posibilidades de que prosperen dichas reclamaciones, dado que en la anterior sanción quedaba claro que es el Ayuntamiento de Manzanares el titular de la autorización de los vertidos,   que solo suponen un alargamiento en el tiempo  suficiente para que la ciudadanía se olvide del asunto y el enfado general se vaya diluyendo.

Lógicamente,  nosotros también consideramos  que los responsables de las actuales sanciones son los miembros del Equipo de Gobierno anterior, de la misma manera que si vuelve a producirse  un nuevo vertido contaminante en esta vendimia el responsable  será el actual Equipo de Gobierno a pesar de los  escasos dos meses  de que han dispuesto para hacer frente a la situación y a las medidas que puedan haber iniciado. A veces hay que tomar medidas urgentes aunque no vengan del partido mayoritario.

Nosotros no somos políticos “profesionales”,  somos “novatos” y quizás nuestras propuestas precisen de la adaptación técnica y jurídica necesaria, para lo cual, suponemos, que el Ayuntamiento cuenta con un personal  técnico suficientemente preparado. Visto lo visto, esperamos seguir siendo “novatos” durante mucho tiempo  porque la situación a que nos ha llevado las actuaciones de nuestros “expertos” políticos es, de cualquier manera que se mire, vergonzosa.

Y no ya porque desde el año 2013 estemos siendo sancionados por contaminar el rio Azuer, que recordemos  desemboca en un Parque Nacional  lo que nos hace estar igualmente en seguimiento por la Fiscalía General de Medio Ambiente,  sino porque nuestro Reglamento Municipal de Vertidos sí contempla la facultad sancionadora del Alcalde, desde la imposición de multas hasta el precinto o clausura  de elementos o instalaciones, según se puede leer en su art. 44 Capitulo VIII.  Igualmente, como  suponemos que podría ocurrir  con la responsabilidad de  la vecina localidad de Membrilla, está previsto que pueda derivarse, con propuesta de sanción documentada, a la autoridad competente, art.46  del mismo capítulo.

Otra cosa es que este Reglamento  parezca haber sido realizado como figura meramente decorativa, dado que, según se ha debatido en anteriores plenos,  olvida hacer  una tipología de infracciones y sus sanciones correspondientes.  Lógicamente, según nuestro entender que puede ser equivocado,  intentar aplicar alguna sanción en base a este Reglamento supondría una serie de reclamaciones jurídicas por parte de las empresas sancionadas con otro incremento de gastos jurídicos y con dudosas posibilidades de éxito.

En resumen, creemos que el Reglamento Municipal de Vertidos, actual reglamento vigente dado que todavía no ha sido modificado, es  desde nuestro  punto de vista y del  de los ciudadanos consultados,  una  verdadera  “chapuza”.

Es por ello que a la indiscutible responsabilidad del Equipo de Gobierno anterior, hemos de añadir la responsabilidad de algunos políticos del actual Equipo de Gobierno  dado que dicho reglamento, que ahora se demuestra totalmente ineficaz,  fue aprobado el 30 de Marzo del año 2010, siendo partido gobernante el PSOE. Podemos decir que la “probada experiencia política” de quienes nos han representado, con nuestro voto o sin él, es la que nos ha llevado a esta situación.  Es una suerte no haber alcanzado ese “nivel” de preparación  de nuestros  políticos y al menos no tener que compartir la vergüenza de la gestión realizada por  los mismos.

Pudiera darse el caso de que se propusiese el cierre de las empresas contaminantes,  pero esta medida sería solamente consecuencia de la actuación de los Equipos de Gobierno que han gobernado este pueblo hasta la fecha y de las propias empresas. La referencia  a los intereses sociales, y económicos,  tan utilizados tanto por el PP como por el PSOE recientemente,  de una manera tan general   nos recuerdan a las mismas justificaciones que dan algunos países, empresas o individuos en general para justificar el trabajo esclavo, la explotación infantil, la falta de Seguridad Social de inmigrantes, el menor salario de las mujeres o los contratos basura. Todo está permitido para conseguir un beneficio económico, mayoritariamente para las propias empresas.

Hablar de ello supera las dimensiones de este artículo, pero ya que estamos en casi campaña electoral,  sería de agradecer  que estas preocupaciones las dirigiesen a sus grandes partidos nacionales y habiliten algún medio para que, por ejemplo, se les haga constar en su etiquetado si cumplen también con sus certificaciones medioambientales, de cumplimiento con las normativas sociales de seguridad social, etc. de tal forma que el incumplimiento de la ley al menos no les resulte barato y, desde la óptica empresarial, poco rentable.  Estamos seguros que “el interés social” manifestado por los grandes partidos de este Ayuntamiento estará totalmente de acuerdo.  

Nos satisface al menos el saber que tal como manifestaron en el Pleno correspondiente al mes de Febrero, todos los partidos con representación en aquel momento estuviesen de acuerdo en que estás sanciones, y las que puedan venir en el futuro, no deben repercutir en las arcas municipales, o sea en  la ciudadanía.  Estamos convencidos que IU volverá a proponer la misma moción, de la que no se declaró la urgencia, de que pague las sanciones aquellos que teniendo el poder para evitar dicha situación no lo hicieron.

¿O como dice el refrán, donde dije digo, digo  Diego, y la tendremos que pagar la ciudadanía?....

 

Asamblea Ciudadana de Manzanares ACM